FANDOM


El sobrecalentamiento de las abejas puede ocurrir cuando éstas son confinadas en tiempo caluroso, sin la ventilación adecuada y sin agua.

Antes de su muerte por efecto del exceso de calor, se arrastran rápidamente y agitan sus alas, las cuales comienzan a opacarse. Si estas abejas se liberan se dispersan arrastrándose en forma desordenada y no llegan a recuperar una actividad organizada.

Las abejas muertas están a menudo húmedas, tal vez debido a fluidos que regurgitan con vana intención de enfriarse.

La temperatura en un racimo sobrecalentado probablemente excede los 38 ºC y puede ser tan alta como 50 ºC.

El sobrecalentamiento de abejas puede esperarse durante tiempo cálido cuando se guardan y/o envían paquetes de abejas, cuando se realizan y se almacenan núcleos, cuando se inicia la crianza de abejas reinas en colmenas cerradas, cuando se trasladan colmenas a piquera cerrada, sin la correcta ventilación y humedad. El peligro se reduce si las abejas pueden ser mantenidas a temperaturas bajas; para paquetes de abejas se sugiere 18 ºC como óptimo.