FANDOM


La apicultura en las Islas Canarias Editar

Si nos atenemos a lo que escribieron algunos historiadores y geógrafos de la antigüedad sobre las Islas Canarias, las abejas existían en ellas antes de la conquista efectuada por los españoles al final del siglo XV. Algunas descripciones, más o menos poéticas, proceden tanto de Juba II, rey de Mauritania, como de Quinto Horacio Flaco, un poeta latino. De esté último leemos:

  • El Océano nos llama sobre sus ondas que nos circundan.
  • Volemos a esos campos, campos afortunados, islas fecundas y felices.
  • Donde la tierra sin cultivo prodiga cada año sus tesoros,
  • donde florece eternamente la viña sin el auxilio de la hoz,
  • donde el olivo no engaña,
  • donde el rojo racimo adorna el árbol de la ha visto nacer,
  • donde la miel se derrama del hueco del tronco de las encinas"

En las crónicas posteriores a la conquista ya se comentan con más detalle aspectos particulares de la vida de los aborígenes de cada isla, citando en cuales había abejas y en cuales no. Existen algunas referencias sobre la miel como uno de los alimentos básicos de su exigua dieta, de los usos culinarios de la miel y de la fabricación de algunos sucedáneos de está.

De la obra del Dr. D. Gregorio Chil Naranjo Estudios Climatológicos y Patológicos de las Islas Canarias extraemos estos comentarios sobre los aborígenes de Gran Canaria:

"Los lechones castrados, los numerosos ganados de cabras y ovejas rasas, alimentadas por los excelentes pastos, les proveían de carne, leche y manteca; pues ignoraban completamente el modo de hacer queso: en los troncos huecos de los árboles y en las quebradas de los riscos depositaban sus panales los numerosos enjambres de abejas que les regalaban con exquisita miel, y aprovechaban la cera para alumbrarse de ella, haciendo una especie de velas, la falta de las cuales sustituían con rajas de tea".

De los aborígenes de El Hierro:

  • "Eran aficionados a coger las cabras a la carrera, persiguiéndolas en los riscos más escarpados, y cazaban a pedradas las aves en los bosques. No conocían la miel, pues nunca se vieron abejas en la isla".

Sin entrar en la veracidad de estas afirmaciones, lo que si resulta cierto es que los enjambres salvajes fueron uno de los primeros Bienes de Propios de los Cabildos de algunas de las islas. Concretamente el de Tenerife considero que los enjambres silvestres (llamadas abejeras salvajes) y que su explotación o aprovechamiento solo podían hacerlo aquellas personas que, tras haber participado en una subasta, hubiesen pagado el precio más alto por el derecho a recolectar la miel y la cera de estas abejeras.

También Alonso Fernández de Lugo, conquistador de las islas de Tenerife y La Palma, dejó bien claro la importancia de las colmenas en la economía insular, ya que al otorgar las Datas a los nuevos colonos de las islas, especificaba claramente cuales tenían derecho a un asiento de colmenar, existiendo en las Datas de Tenerife un total de 26 concesiones de este tipo entre los años 1500 y 1517.

En la actualidad hay entre 18.000 y 20.000 colmenas en las islas, que producen sobre las 220 Toneladas de miel, la cual es vendida en su totalidad en el mercado interior.


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar