FANDOM


Introducción Editar

La miel es un producto dulce elaborado por las abejas, a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de las plantas. Las abejas recogen el néctar, lo transforman y combinan con sustancias propias, almacenándolo en panales donde madura hasta completar el proceso de elaboración de la miel. Vale decir, entonces, que la miel es un producto biológico muy complejo, que varía en su composición de acuerdo a la Flora de origen de la zona y del clima del área de producción, es por eso que es más apropiado hablar de “mieles” que de miel. Las diferencias que pueden existir entre una miel y otra, depende de la variabilidad de especies botánicas que florecen y secretan néctar en el área de producción.

El nectario es un tejido secretor que normalmente se encuentra ubicado en la base de la flor, de allí las abejas obtienen el néctar. Cuando la flor se abre, las anteras también lo hacen para liberar el polen, este puede ser recolectado por las abejas y también cae a la base de la flor, por acción de la gravedad. Así el néctar recibe una cantidad de polen que es llevado en solución cuando las abejas lo liban. Mas tarde lo transforman en miel y el polen queda incluido en ella. Las diferentes fuentes de néctar van a conferir a la miel características organolépticas particulares. Tal es así que podemos encontrar una variada gama de sabores, aromas y colores de miel casi tanto como fuentes de néctar existan. De esta manera podemos determinar si el origen de la miel procede de muchos y variados néctares en proporciones similares, lo que nos da una miel de tipo POLIFLORA o bien procede de un néctar en particular que domina sobre los demás, entonces estamos en presencia de una miel de tipo MONOFLORA.

Por lo expuesto el apicultor debe dar importancia a la flora que rodea su apiario, de ahí la relevancia de este tipo de trabajos de investigación.

Las especies vegetales productoras de néctar y/o polen utilizadas por las abejas constituyen la flora apícola. Se sabe que aunque una región sea de una gran riqueza florística, las abejas aprovechan sólo una cuarta parte de las disponibilidades (Sáenz de Rivas, 1978). Uno de los mejores métodos para saber cuáles son las preferencias de las abejas frente a la vegetación accesible es el análisis polínico de las mieles y del polen corbicular. Este análisis aporta información acerca de cuáles son las plantas más visitadas por las abejas para satisfacer sus necesidades energéticas y proteicas o sea cuales son las especies nectaríferas, poliníferas o nectaro-poliníferas utilizadas.

La flora apícola varía de una región a otra, hay especies que pueden ser buenas nectaríferas en un lugar y no tanto en otros, ya que en la producción de néctar influyen varios factores, como el clima, el viento y el suelo.

Determinar el valor apícola de las especies que crecen en una región es de gran importancia para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos por parte de los apicultores.

Por otra parte, el enfoque melisopalinológico de la flora permite conocer las estrategias de pecoreo de las abejas y su probable papel como polinizadores. El conocimiento de la interacción planta-abeja es básico para mantener el equilibrio ecológico y la diversidad biótica de la flora.

Actualmente, la palabra CALIDAD despierta gran interés y nos lleva a analizar los factores de los cuales depende la producción de alimentos, especialmente la MIEL como producto natural.

Argentina ocupa uno de los primeros lugares como exportador en el mercado mundial de miel, pero para mantener y mejorar esta situación es necesario que la producción apícola cumpla con los requisitos o requerimientos internacionales, no sólo garantizando la sanidad y calidad del producto sino, además, certificando el origen botánico y geográfico de su producción. Nuestras mieles son de excelente calidad pero, lamentablemente, hasta el momento las ventas se realizan a granel y sin certificación de origen.

El objetivo de esta consultoría fue determinar la procedencia botánica de las mieles chaqueñas para ofrecer al mercado un producto diferenciado por sus características florales y por su origen geográfico. Disponer de este conocimiento permitirá contar con ventajas competitivas frente a otros países exportadores, ganar más

El conocimiento de la flora de interés apícola del Chaco constituye una herramienta que promete contribuir a:

  • la conducción racional del apiario puesto que se trata del recurso con que cuentan las abejas para alimentarse y producir.
  • definir alternativas productivas (miel, cera, polen, jalea real, propóleos, núcleos, paquetes y reinas), y pone límites a la producción, dependiendo de ella las características del producto.
  • establecer pautas de manejo de las colmenas (Ej.: alimentación suplementaria, incentivación, nucleado, etc.) que optimicen el aprovechamiento de los recursos.
  • brindar información a fin de determinar pautas de manejo del apiario en general.

Fitogeografía Editar

El Chaco es una extensa región de unos 900.000 km2 cubierta por el bosque seco ininterrumpido más grande del territorio sudamericano (Hueck, 1978). En la Fig.1 de la Lámina 2 se observa la ubicación del Gran Chaco Americano.

En Argentina abarca las provincias de Formosa, Chaco, Santiago del Estero, este de Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, oeste de Corrientes, norte de Córdoba, La Rioja y San Luis.

El Dominio Chaqueño cubre gran parte de la República Argentina y se divide en 5 provincias fitogeográficas: Chaqueña, del espinal, Prepuneña, del Monte y Pampeana.

La provincia fitogeográfica Chaqueña se divide en cuatro Distritos: Chaco Oriental (húmedo), Occidental (Chaco semiárido), Serrano y de las Sabanas, como se observa en la Fig. 2 de la Lámina 2. (Giménez y Moglia, 2003)

La provincia del Chaco forma parte de un área fitogeográfica extensa, comúnmente denominada "parque chaqueño". Constituye una gran planicie con un declive suave hacia los ríos Paraná-Paraguay. Su vegetación presenta una fisonomía polimorfa, cuya distribución está influenciada principalmente por las precipitaciones, temperatura y humedad ambiental que permiten dividir la provincia en 3 regiones: 1) Chaco oriental húmedo, con pajonales, embalsados, selvas de rivera y montes con predominio de quebracho colorado, urunday y lapacho; 2) Chaco central semiárido, el bosque xerófilo alterna con claros, siendo las especies características el guayacán, itín, algarrobo, guayaibí y quebracho colorado y 3) Chaco occidental árido, donde conviven el quebracho colorado santiagueño y el palo santo. (Cabrera, 1956).

Ledesma (1987) describe al Chaco como un territorio boscoso. La característica más importante y que lo distingue de otras regiones es su vocación forestal. Es decir por su clima como por su suelo es tierra de y para árboles. La vegetación dominante es el bosque subtropical de xerófitos.

El quebrachal prevalece como comunidad climática, con quebracho colorado santiagueño (Schinopsis lorentzii) y quebracho blanco (Aspidosperma quebracho blanco) con alturas que no sobrepasan los 20 m (Tortorelli, 1956; Cabrera, 1976; Hueck, 1978). Actualmente estos bosques se encuentran aprovechados en diferentes intensidades, con áreas muy afectadas por el fuego y el desmonte.

Rasgos ecológicos Editar

Algunos rasgos ecológicos descriptos por Morillo y Adámoli (1971) más sobresalientes del Chaco Argentino, se detallan a continuación:

  • Alta variabilidad pluviométrica
  • Presencia alternativa de inundaciones y sequías
  • Inflamabilidad generalizada de los ambientes con cierta dotación de pastizales. Los bosques más inflamables son los que tienen palmeras.

La tendencia generalizada a la lignificación de los paisajes abiertos. Hay especies leñoasas arbóreas y arbustivas que son excelentes colonizadoras (Prosopis ruscifolia, P. kuntzei, P. alba, Acacia aroma, Copernicia alba, Trithrinax campestres, etc.)

Su vegetación es polimorfa: bosques xerófilos, caducifolios, estepas arbustivas, palmares, sabanas, praderas, pajonales, etc.

Estos datos muestran las características variables del área de producción.

Clima Editar

El CLIMA de la provincia fitogeográfica Chaqueña es variado, predominando el tipo continental, con lluvias moderadas a escasas, inviernos moderados y veranos cálidos, caracterizado por períodos de lluvia y de sequía bien delimitados (Weismann, 1980).

El clima general de la provincia del Chaco es de tipo subtropical. La humedad aumenta de oeste a este, siendo el sector oeste de la provincia muy árido, con una estación seca (otoño-invierno) de escasas lluvias: menos de 600 milímetros por año. El sector este, por el contrario, es muy húmedo, y las precipitaciones llegan a los 1.100 milímetros por año; con estas cifras, no se considera que esta parte de la provincia tenga una estación seca. Los vientos predominantes provienen del sur, sudeste, este y noreste.

La mitad oeste de la provincia tiene características de clima subtropical con estación seca, con elevadas temperaturas en verano, que disminuyen de norte a sur, temperatura media anual 20º C, amplitudes térmicas muy marcadas por la acentuada continentalidad hacia el oeste, precipitaciones estivales que suceden a grandes evaporaciones y nubosidad, e inviernos moderados que eventualmente presentan heladas en junio y julio. (A. de Caram et al., 2004).

Existe una estrecha concordancia entre los regímenes climáticos y las formas de vegetación natural. Conocer las variaciones climáticas es de suma importancia puesto que la distribución de las diferentes especies botánicas esta sujeta a estas condiciones.

La hostilidad del clima durante la campaña 2004-2005, con una prolongada sequía, afectó el inicio de la floración de las especies nativas y la secreción de néctar tanto como la producción agropecuaria en el Chaco. Las primeras lluvias registradas en octubre trajeron cierto alivio a zonas afectadas y permitieron la reactivación de la actividad agrícola al normalizar las reservas hídricas. Las primeras precipitaciones sobre suelo chaqueño beneficiaron especialmente a los campos de girasol que ya fueron sembrados en septiembre, que se encontraban en pleno desarrollo vegetativo y un poco aletargados por la falta de humedad.

El cultivo de girasol representa una importante fuente de néctar y polen para la producción apícola de algunas zonas del Chaco. Aunque este recurso fue afectado luego por el exceso de precipitaciones, que superó los valores normales para el trimestre (300 a 500 milímetros) produciendo grandes pérdidas.

Régimen de lluvia Editar

El nivel de las precipitaciones y su distribución durante el año son determinantes para que la vegetación pueda cumplir con sus ciclos fenológicos. Por lo tanto la floración como fenómeno asociado a la producción de néctar esta íntimamente relacionada con el gradiente de precipitación como así también a otros factores (humedad del suelo, vientos, temperatura, etc.)

Los datos registrados por el APA3 se encuentran detallados en las Tablas y Gráficos que se adjuntan. La Escuela Agrotécnica de El Sauzalito aportó los datos referentes a los niveles de precipitaciones ocurridos y que se han registrado en los últimos cuatro años. Aunque fragmentaria, esta información refleja el escaso régimen de lluvias que posee la zona y confirma los datos mencionados anteriormente. Los datos fueron cotejados con la información del APA.

De acuerdo a los Antecedentes de precipitaciones (1996/2004) el APA expone que debe destacarse, no se puede considerar a la sequía como producto de las precipitaciones sólo del corriente año, ya que en distintos sitios de la provincia, la acumulación de años con precipitaciones menores a las medias, hace más grave la situación, que se refleja muy claramente en las áreas urbanas, donde la alimentación de agua a través de escurrimiento superficial o acuíferos que son alimentados por las lluvias, muestran niveles de descenso realmente críticos. En las áreas rurales la desaparición de agua en los esteros o sitios de acumulación de agua es prácticamente total, al igual que la escasa o nula humedad existente en el perfil del suelo, necesario para las actividades agrícolas. (Fuente: [1]).

Resultados Editar

A continuación se detallan las especies coleccionadas durante el desarrollo de los viajes de colección en las diferentes localidades de la provincia del Chaco.

En los casos que tengan un asterisco (*) significa que se trata de una especie exótica y puede ser que se encuentre cultivada (ej. girasol) o bien se trate de una especie naturalizada o adventicia (ej. paraíso).

Uno de los componentes más importantes a la hora de definir el origen botánico de las mieles chaqueñas lo constituyen diferentes especies de plantas que pertenecen a la familia de las Leguminosas. Algunos ejemplos se muestran en las Láminas 5, 6 y 7.

El siguiente Cuadro se confeccionó de a cuerdo con las observaciones y registros realizados a campo durante los viajes de colección y en base a los datos aportados por los apicultores de todas las zonas. Estos datos fueron registrados en la Ficha anteriormente descripta.

Se confeccionaron 2 Cuadros que muestran los Periodos de Floración solamente de las especies botánicas que aparecen con frecuencias de hasta el 100% de las muestras de mieles analizadas. Estas especies caracterizan las mieles producidas en las zonas 6 y 7 (Chaco Occidental). Esto se debe principalmente a que la secreción de néctar es determinante en la producción de las mieles chaqueñas.

Cabe aclarar que los meses indicados son aproximados puesto que la variable climática es condicionante para la floración y producción de néctar.

Se analizaron 20 muestras provenientes de las diferentes zonas de producción, se obtuvieron usando una jeringa. En las oportunidades en que no pudo tomarle la muestra fue bastante pequeña, aunque suficiente para obtener una cantidad razonable de residuo polínico para su análisis.

En la mayoría de los casos se observa néctar de color ámbar proveniente de Ziziphus mistol (mistol). El néctar de color amarillo dorado provienen de las flores de Helianthus annuus (girasol). En el néctar de las flores de Acacia bonariensis (garabato blanco, uña de gato o yuquerí) se puede observar el color blanco transparente. (Lámina 8)

El contenido de polen observado en las muestras de miel inmadura se corresponde con la presencia de las especies en flor para el período y área correspondiente.

En el siguiente cuadro se detallan los datos de las muestras y el correspondiente resultado.

Se analizaron 152 muestras de miel que representan a todas las zonas apícolas de la provincia. A continuación se exponen los datos correspondientes a cada muestra, ordenadas por zona apícola y los respectivos resultados.

Se analizaron 22 muestras procedentes de las diferentes localidades que componen las zonas apícolas. Los resultados de los análisis muestran una relación directa con las especies botánicas en flor en el momento de tomar las muestras (Lámina 9).

Redacté dos artículos de difusión cuyos títulos son:

  • Caracterización botánica de las mieles del Chaco
  • Chaco. Desarrollo Comercial de Productos No Tradicionales. Avances de la Caracterización Botánica de las Mieles. Impresiones del impacto sobre el sector apícola

Ambos describen el desarrollo del presente trabajo y se encuentran publicados en Internet en Carta de Novedades del PROSAP.

  • Publicaciones de divulgación. Ver [2]

Se propone publicar todos los resultados obtenidos durante esta consultoría en una revista. La misma consiste en presentar la Flora de Interés Apícola del CHACO. Periodo apícola 2004-2005.

La publicación consta de los siguientes capítulos: Índice del contenido. Prologo. Introducción. Antecedentes. Materiales y métodos. Láminas con fotos en color a modo de ejemplo se adjuntan cinco (5) láminas, aunque el trabajo final constará de unas veinte (20), de las siguientes especies: algarrobo blanco (Prosopis alba), chañar (Geoffroea decorticans), palma negra (Copernicia alba), palo santo (Bulnesia sarmientoi) y quebracho colorado santiagueño (Schinopsis lorentzii). Glosario. Índice de nombres científicos. Índice de nombres vernáculos. Bibliografía.

Se adjunta parte del material a publicar en Anexo A, puesto que el trabajo se encuentra en elaboración.

Conclusiones Editar

Recomendaciones Editar

  • 1. Realizar estudios físico – químicos sistematizados de las mieles producidas en el Chaco.
  • 2. Realizar estudios sensoriales (organolépticos) para contribuir, con el análisis polínico, a definir las mieles monofloras.
  • 3. Definir “perfiles” para las mieles polifloras con predominancia de néctar 2 ó 3 especies. A estas se las puede denominar miles mixtas o bien asociarlas a comunidades vegetales (ej. Miel de quebrachal, miel de palmares, miel de camalotes, etc.)
  • 4. El “problema” de alta humedad (hasta 22%) presente en determinados casos observados (ej. Miel de Basail) podría deberse a la presencia de melatos. Es decir que las abejas además de utilizar néctar para elaborar esa miel, podrían estar utilizando algún tipo de melato. Esta hipótesis surge de la observación de muestras no acetolizadas, en las cuales el índice de elementos de melatos es alto.
  • 5. Continuar con los estudios a fin de conocer la variabilidad en el tiempo de los espectros polínicos observados en las mieles del Chaco para la cosecha 2004 – 2005.

Bibliografía Editar

Agradecimientos Editar

Deseo expresar mi profundo agradecimiento, en primer lugar, a todos los Apicultores Chaqueños, quienes con su trabajo constante han hecho y hacen de la Apicultura una destacada actividad en el Chaco. A todos quiero decirles GRACIAS! por colaborar en el desarrollo de este trabajo. Especialmente al señor Enrique Rimondino, quien desde el año 1998 conoce mi humilde trabajo y ha colaborado siempre ha enriquecer el conocimiento de la composición polínica de las mieles chaqueñas. Al Sr. Ramón Castillo (Pcia. Roque Sáenz Peña) y al Sr. Nelson Cavalcanti (Villa Ángela) y sus respectivas familias por brindarme la hospitalidad de sus hogares. Al Sr. José Rossi (Villa Ángela), Sra. Mirtha Stácul (Barranqueras), Sr. Omar Herzel (Resistencia) y a los apicultores de Miraflores por preocuparse en colectar y enviar a mi laboratorio plantas para su identificación taxonómica y muestras de miel para ser analizadas.

Al Sr. Coordinador del Programa PROSAP Desarrollo Comercial de Productos No Tradicionales Ing. Agr. Juan José Almirón, por sus valiosos aportes en el desarrollo de mi trabajo, su buena predisposición y paciencia. Además ha contribuido con material de consulta para enriquecer este informe. De mas esta decir que ha sido un gusto conocerlo y trabajar con el.

Al Ministerio de la Producción del Chaco, en la persona del Med. Vet. Carlos F. Gómez por confiar en que los estudios melitopalinológicos constituyen una herramienta válida para la certificación de calidad de las mieles y por alentar constantemente el desarrollo de actividades tendientes a enriquecer el conocimiento en este campo.

A los Med. Vet. Claudio Marconi, Alfonso Lorenzo y Alejandro Gulino por su compañerismo y por la paciencia que me han tenido en los kilómetros de rutas y caminos chaqueños recorridos.

A la Dra. Ana Maria González por su buena predisposición y asesoramiento en la realización de la versión en CD de este Informe

Y finalmente a todos los que de una u otra manera colaboraron para la realización de este trabajo.

A TODOS les digo Muchas Gracias…

Enlaces externos Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar