FANDOM


Lorenzo Raimundo Parodi. Nació en Pergamino (Buenos Aires) el 23 de enero de 1895 - Murió en Buenos Aires el 21 de abril de 1966. Fué un Botánico e Ingeniero Agrónomo

Lorenzo Parodi, uno de los botánicos y agrónomos más destacados del país, nació en Pergamino, en 1895. Esta geografía, donde se consustanció con los secretos del campo y de sus plantas, sería la fuente de una pasión que lo acompañaría toda su vida y que orientó su vocación: el estudio de las gramíneas argentinas, de las plantas útiles, de las plantas domesticadas autóctonas y de las malezas de los cultivos, de cuyos estudios fue el iniciador en el país.

Esa pasión por el campo lo llevó a emprender estudios agronómicos en la Escuela de Agricultura de Santa Catalina, que luego sería la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de La Plata. En 1915, ingresó en la recientemente creada Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires, donde desempeñaría gran parte de su trayectoria como investigador y docente. Siendo alumno aún, publicó su primer trabajo: Claves para la determinación de los géneros de gramíneas silvestres en los alrededores de Buenos Aires. En la Facultad de Agronomía y Veterinaria, Parodi fue discípulo del gran botánico Lucien Hauman, uno de los científicos que habían llegado desde Europa para componer la primera plantilla docente de la nueva institución. Parodi sería el sucesor de Hauman en la Cátedra de Botánica Agrícola, cargo que mantendría entre 1926 y 1965, y desde el cuál formaría un sinnúmero de botánicos y agrónomos de primer nivel. Fue, además, Profesor de Fisiología Vegetal y Fitogeografía en la misma Facultad (entre 1926 y 1947), Profesor de Botánica Agrícola en la Facultad de Agronomía de La Plata (de 1923 a 1947) y del Museo de Historia Natural de esa ciudad (de 1933 a 1947), Jefe del Departamento de Botánica del Museo, entre 1933 y 1942, y Director del Instituto de Botánica Agrícola de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires (de 1949 a 1959).

Prolífico autor (sus obras superan las 150, incluida la Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería, en tres tomos (1953), una notable síntesis de los conocimientos botánicos y agronómicos alcanzados en el país), realizó también numerosos viajes de colección y logró reunir un herbario de 15 mil ejemplares, que aún hoy se conserva en la Cátedra de Botánica de la Facultad de Agronomía (UBA) y que es quizás el más importante de Sudamérica.

Sus trabajos, orientados al estudio de las gramíneas, las plantas útiles, las malezas y las plantas domesticadas autóctonas, fueron pioneros en esta disciplina. Parodi, uno de los primeros botánicos nativos posteriores a la generación de los Holmberg, Lillo e Hicken, fue el primero en la Argentina en estudiar científicamente las plantas invasoras de los cultivos. Esta dirección en sus investigaciones estuvo basada en la percepción preclara de que para estudiar y mejorar las pasturas de nuestros campos, había que comenzar por un estudio sistemático de las gramíneas. De igual forma, Parodi abrió rumbos en el estudio de los cereales, las malezas, en fitogeografía y morfología, en genética y fitotecnia vegetales, siempre con un carácter amable y generoso respecto de sus colegas y alumnos, a los que prestaba una asombrosa consideración. Algunas anécdotas recuerdan que Parodi atrasaba sus viajes entre La Plata y Buenos Aires hasta altas horas de la madrugada, sólo para dar una clase de apoyo o ofrecer un horario más conveniente a alumnos que trabajaban. En palabras del botánico chileno Agustín Garaventa, Parodi supo "amalgamar la poesía que encierra toda investigación, cuando se hace con cariño, a la fría aridez que de por sí encierra la ciencia pura. Este fue el gran secreto del Profesor Parodi. Él lo pudo realizar porque lo sentía en sí mismo."

Recibió varios premios y distinciones por su labor, tanto nacionales como internacionales. Ocupó importantes cargos, como el de Vicedecano de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires (1932), Vicedirector del Museo de La Plata (1939 y 1945), uno de los fundadores de la Sociedad Científica Argentina, cuya revista dirigió en calidad de director permanente, Socio Honorario de la Sociedad Argentina de Botánica, Presidente de la Asociación Argentina de Ciencias Naturales Physis, Académico de Número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria, de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y de la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba. También fue delegado por la Facultad de Agronomía a numerosos congresos en el extranjero, como los de Amsterdam (1935) y Montreal (1959) y realizó viajes a los principales países europeos invitado por el Comité de Relaciones Internacionales Artísticas e Intelectuales de Nueva York. Varias academias de ciencias lo contaron como miembro: la de Ciencias Naturales de Chile, la Botanical Society of América, la Sociedad Científica de Valparaíso, la American Academy of Arts and Sciences de Boston, la Linnean Society of London, la Real Sociedad Española de Historia Natural, la Academia Internacional de Historia de las Ciencias, etc. Parodi también fue un impulsor del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), del que fue director por varios períodos.

Entre sus obras más importantes se destacan Nuevas gramíneas para la flora argentina (1923), Las plantas forrajeras indígenas y cultivadas en la República Argentina (1923), Gramíneas argentinas nuevas o críticas (1937), Gramíneas bonaerenses (1925), La Agricultura de la República Argentina (1942), Notas sobre algunas plantas invasoras de los cultivos en la Argentina (1941), Estudio etológico de la vegetación pampeana (1931), Los parásitos vegetales de las plantas cultivadas en la República Argentina (1921), etc.

Parodi falleció en 1966. Se recuerda de el su calidez humana y su pasión por la investigación, la docencia y las plantas. Como una síntesis de esta pasión, pueden citarse una frase que expresó en 1960, cuando recibió la Medalla Agrícola Interamericana: "No hay estudio que no sea cautivante; el de las plantas es maravilloso."