Wikia

Apicultura Wiki

Núcleo de abejas

Discusión0
4.213páginas en el wiki

Redirigido desde Núcleo

Los núcleo de abejas son las colonias fundacionales de nuevas colmenas. Se confeccionan a partir de 2, 3 o 4 cuadros de cría operculada, bien cubiertos con abejas nodrizas. Esta colonia nueva puede ser armada dentro de una cámara de cría o bien dentro de un nuclero, que es una colmena pequeña donde entran 4 o 5 cuadros de cría. A esta población de abejas es necesario agregarle una reina fecundada, reina virgen o en su defecto una celda real para que nazca en situ. También es necesario colocarle un cuadro con miel y otro con polen.

El comienzo de un núcleo con cuadros de cría se fundamenta en la necesidad de que nazca esa cría dentro del nuclero, si no emplearamos cría para la formación de una colonia, pasarán 21 días hasta que se produzcan nuevos nacimientos, en ese interín habrá pérdida de abejas adultas para alimentar y mantener abrigada la cría.

Es necesario ayudar los núcleos con alimento, al menos jarabe, para liberar a las pecoreadoras de su recolección y posibilitarles una mayor recolección de polen.

En virtud que el núcleo es una colonia reducida en población, si es armado en una cámara de cría es necesario achicarle el espacio con un tabique o bien envolviendo los cuadros de cría con un nylon, que denominaremos poncho. Esta necesidad se plantéa para que la colonia logre termoregular convenientemente. Es posible en zonas calurosas que las abejas se sobrealienten y debamos tener nucleros con ventilación y colocarlos a la sombra.

La piquera del nuclero es conveniente que sea reducida, y si utilizamos una cámara de cría, debemos colocar guardapiquera, a los fines de facilitar el control de temperatura y el pillaje.

Consejo de Facundo Quiroga para la confección de nucleos Editar sección

Primero: Es conviene que los núcleos sean fuertes. Consideramos fuerte a un núcleo de tres cuadros de cría operculada y un cuadro de miel también operculado, todos bien cubiertos de abejas. Este tamaño de núcleo es muy satisfactorio para ser hecho a principios de noviembre en la provincia de Buenos Aires, Argentina. Si hay abundancia de abejas se pueden hacer núcleos con mas cuadros de cría, lo cual es mejor. Los núcleos de fin de estación para no confundirnos los denominaremos división de colmena -princico de marzo- cinco cuadros de cría y cuatro cuadros de miel operculada. En esta época el núcleo no debe ser mas chico porque se hace para reponer colonias en el apiario y debe llegar a la primavera con suficiente población.

Segundo: Los cuadros de cría y abejas para formar los núcleos deben ser sacados de colonias sanas y en pleno vigor. Esta recomendación parecería estar demás, pero no es así. Muchas veces se quieren aprovechar colonias débiles para dividirlas en núcleos porque no va a dar cocecha. Esta es una práctica que esta más generalizada de lo que comúnmente se cree, principalmente entre los vendedores de núcleos. Y es a su vez la explicación del inexplicable fracaso de tales núcleos.

Tercero: La operación debe ser realizada en el momento oportuno. Si de primavera a verano se trata, oportuno es el momento en que hay entrada de néctar y polen; cuanto mas abundante, mejor. La mayoría de los principiantes (y algunos que ya no lo son) sufren de impaciencia convencidos que adelantándose, digamos un mes, llevaran un mes de ventaja. Esto es muy relativo. Puede haber ventaja en obrar en noviembre con respecto a diciembre, pero es muy dudoso que haya obrando en octubre en vez de noviembre.

Los núcleos hechos en momento oportuno, salen caminando y no paran mas, hasta convertirse en populosas colonias. En cambio, si procedemos extemporáneamente, muy temprano en la primavera o en momento de escasez en el verano, los núcleos quedan parados y es muy difícil hacerlos arrancarde nuevo. En pocas palabras; es una contraproducente manera de operar. El único motivo con fundamento para apurarse a nuclear es cuando las colonias han empezado a hacer preparativos de enjambrazón, que por otra parte es índice de momento ideal para hacer núcleos.

Cuarto: Los núcleos deben llevar una reina fecundada (no importa si comprada o criada por el mismo apicultor) o en su defecto una celda real madura. Es mala practica formar núcleos ciegos o sea dejar libradas a las abejas del núcleo la tarea de darse su propia reina. En núcleos formados en estas condiciones, suponiendo que todo marche bien, las primeras obreras hijas de la nueva reina aparecerán recién al cabo de unos cuarenta y cinco días. Esto significa tener que volver a reforzar los núcleos con cuadros de cría, con el consiguiente gasto y trabajo adicional. Si se utilizan celdas reales maduras, la fecha de aparición de las primeras obreras hijas de la nueva reina se acorta en doce días, lo cual tampoco nos ahorra tener que reforzar los núcleos. Aparte de esto, hay siempre un porcentaje de núcleos que fracasan en darse su reina y ha de volvérselos a organizar. Empleando reinas fecundadas en la formación de núcleos, ya a los veinticinco días de formados, comenzaran a aparecer las nuevas abejitas, con lo que cada núcleo estará sobre los rieles. Si como dijimos han sido hechos en momento oportuno y se les ha dado un cuadro de miel operculada, será muy difícil que haya que volver a alimentarlos.

Quinta: Una vez formados, por ningún motivo deben ser cerrados los núcleos. Si van a quedar en el colmenar donde fueron hechos, se los instala en el lugar que ocuparan después siendo colmenas. Es cierto que las abejas voladoras regresarán a sus colmenas, pero justamente es eso lo que nos conviene. Para impedir que los núcleos se despueblen mas de lo conveniente al formarlos, a cada uno se les agrega, por sacudido, las abejas de dos cuadros de cría. Este refuerzo extra de abejas jóvenes cubrirá el lugar que dejan las viejas en su regreso. Nos queda así un núcleo que podemos considerar ideal.

Si los núcleos serán llevados a otro apiario, han de permanecer en el que fueron hechos por lo menos por veinticuatro horas a fin de que se cumpla el proceso que acabamos de ver: regreso a sus colmenas de las abejas viejas.

Indiscutiblemente, de un núcleo huérfano volverán a sus casas mas abejas que otro en el que se agrego una reina en su jaulita.

De todas maneras, encerrar las abejas, en todos los casos, es contrariarlas y ponerlas de mal humor. Todo para que no se nos vayan las abejas viejas que son las que nos traen problemas de aceptación de reinas, destrucción de celdas reales, etc. No comprender que violentando las costumbres de las abejas no hemos conseguido adelantos en su manejo, se ser "cabeza dura", cualidad no deseable en un apicultor.

Porcentajes de eficiencia en la producción de núcleos Editar sección

Tipo Pérdidas al nacimiento Pérdidas en la fecundación Pérdidas en la introducción Pérdida acumulada
Celdas reales 5 - 20 % 10 - 40 % 2 - 5 % 17 - 65 %
Reina vírgen 0 % 10 - 40 % 5 - 12 % 15 - 52 %
Reina fecundada 0 % 0 % 5 - 12 % 5 - 12 %


Porqué compramos reinasEditar sección

Formación de núcleos. Editar sección

Si se trata de núcleos con reina fecundada, se coloca la reina en su jaula en el momento de hacer el núcleo. Se quita el tapón del lado del candy de la jaula y se cubre esa zona de la cajita con una o dos vueltas de papel a fin de retardar en un día o dos la liberación de la reina.

En caso de utilizar celdas reales maduras hay que colocar estas en el núcleo, como mínimo veinticuatro horas después de establecido el núcleo. De lo contrario, las obreras destruirán las celdas.

Si los núcleos van a quedar en el mismo colmenar donde fueron hechos, no hay necesidad de utilizar cajones nucleros: se instalan directamente en cámaras de cría. Si hay que trasladarlo a otro apiario, se pueden hacer en cajones nucleros para facilitar el transporte. No hay que perder de vista que en el termino de diez a doce días, una vez nacida la cría de los tres cuadros, la población del núcleo, si fue hecho correctamente, cubrirá entre siete u ocho cuadros. Ahí quedara estancado por quince a veinte días, para comenzar a crecer de nuevo y necesitar el alza, entre los treinta y tres y treinta y cinco días de formado el núcleo.

Cuando la cantidad de núcleos que tenemos que hacer no es mucha y podemos terminar el trabajo en el día, procederemos de la siguiente manera: prepararemos tres cajones para recibir los núcleos, a cada uno de los cuales le pondremos un panal de miel operculada contra un costado, abriremos la colmena elegida , buscamos la reina y la separamos con el panal en que se encuentra. Acto seguido sacamos tres cuadros de cría operculada con todas sus abeja adheridas y colocamos cada uno de los cuadros en cada uno de los cajones nucleros. Además, en cada uno de los cajones sacudimos las abejas que cubren otros dos cuadros de cría de la colmena. Volvemos la reina con su cuadro a su colonia, completamos la cámara con cuadros vacíos y cerramos la colmena.

Pasamos luego a otra, donde hacemos el mismo trabajo repartiendo un cuadro con cría sellada y abejas adheridas, en cada uno de los cajones. Además, en el segundo cajón agregamos las abejas que cubren dos cuadros de cría de la segunda colmena.

Repetimos lo mismo con una tercera colmena y ya tenemos tres núcleos con tres cuadros formados cada núcleo con abejas y cría de tres colonias distintas. Después del tercer cuadro de cría agregamos dos cuadros vacíos y el resto del cajón lo rellenamos con pasto seco. Nunca con bolsas de arpillera que hayan contenido cereales por el peligro de un posible insecticida. Si el cajón quedara instalado al sol, es importante poner sobre el techo una horquillada de pasto verde.

Se repite todo el proceso indicado con otros tres grupos de colmenas y tres núcleos y así hasta terminar con lo que queremos hacer.

Si la cantidad de núcleos a formar excede al trabajo que puede hacerse en el día, usaremos una técnica distinta. Uno o dos días antes de tener las reinas en nuestro poder, o faltando tres o cuatro días para que las celdas que tenemos en preparación estén maduras, tomamos cuadros de cría de las colmenas elegidas para nuclear y previa sacudida de las abejas que los cubren, los colocamos en el alza de la misma colmena separándola con rejilla excluidora para evitar que suba la reina, con peligro que la llevemos al hacer los núcleos.

Al recibir las reinas, o faltando dos días para estar listas las celdas reales, trasladamos simplemente a los cajones donde irán los núcleos, los cuadros de cría cubiertos de abejas que pasaron a través de la rejilla (para seguir cuidando de las mismas el alza). El proceso de distribución de los cuadros con cría y con miel, etc. es el mismo descrito anteriormente. De esta manera, la labor se agiliza grandemente porque nos ahorramos de buscar las reinas, tarea que mas tiempo nos lleva.

Para facilitar la descripción del trabajo hemos supuesto retirar tres cuadros de cría operculada de cada colmena, lo cual no quiere decir que forzosamente tenga que ser . Al contrario, habrá colonias a las cuales no será prudente sacarles mas de un cuadro, pero por regla general se pueden sacar dos cuadros de cada colmena fuerte y aun tres de las muy fuertes.

Es buena práctica antes de cerrar cada colmena, administrarle una dosis de antibiótico para contrarrestar el debilitamiento que por desequilibrio puede producirse en las colmenas nucleadas. Para terminar, quiero decir que la modalidad de formar núcleos mezclando las abejas de distintas colmenas, los empleamos porque hemos comprobado que en esta forma se encuentran mucho mas dispuestas a la cordialidad tanto entre ellas como hacia la reina.

Ver Editar sección

Debe tenerse la precaución de fijar de alguna manera los cuadros dentro del alza, de tal manera que permita sacarlos y reemplazarlos por los del núcleo y que éstos queden fijos. Esta operación debe realizarse en el caso de haber convenido la devolución de los mismos.

Si en el precio se incluyen los cuadros, se debe llevar la colmena con un cuadro que se fija con clavos, dejando entre éste y la pared del alza una distancia de aproximadamente 14 centímetros, que es lugar suficiente para colocar el núcleo.

Esta operación debe hacerse ya que durante el traslado , si los cuadros quedan sueltos, pueden moverse durante el viaje y caerse dentro del alza con consecuencias desastrosas.

Existe una buena alternativa y es manejarse con un diafragma, que haría las veces de 5to cuadro, y que es muy útil en el manejo posterior del núcleo. Este puede construirse con un cuadro sin alambre ni cera, al que se le adosa un trozo de chapadur, cuyas medidas exceden en 5 centímetro de cada lado de los laterales y en 10 centímetros en la parte inferior. El espacio que queda entre el diafragma y la otra cara del alza puede ser rellenada con pasto o papel de diario, para fijar más los cuadros, aunque si se toman buenas precauciones esto no es importante.

Estas medidas hacen que la colmena quede transformada en un nuclero y que las abejas se circunscriban a los cuadros del núcleo.

Es importante que la operación de utilizar algún método de fijación de los cuadros la realice con antelación el interesado, ya que es muy difícil que la ejecute el vendedor. A éste también se le debe pedir que una vez colocado el núcleo en el alza, clave la entretapa. Con respecto al cierre de la piquera una vez instalado el núcleo y cuando el viaje no excede las dos horas, se le puede dejar al vendedor, bandas de gomapluma de 3 cm de alto por 3 cm de ancho por 40 centímetros de largo. Si el viaje es más largo, se debe recurrir al cierre de la misma con tejido tipo mosquitero, pero es recomendable no tapar toda la piquera, sino dejar un pequeño espacio libre y completarlo en el momento del traslado con gomapluma. Este proceder facilita la apertura de la misma una vez que la colmena llega a destino.

En este caso la rejillita puede instalarse antes de ser llevada la colmena al vendedor Toda precaución que tome el principiante en su casa antes de llevar la colmena al proveedor del núcleo, será beneficiosa, ya que éste difícilmente pueda hacer este tipo de trabajo por su escaso tiempo disponible.

Cuando los núcleos vienen acondicionados en nucleros, éstos se construyen con la ventilación adecuada y no requieren mayores recomendaciones.

Traslado de los núcleo Es conveniente hacer el traslado de los núcleos bien temprano a la mañana. También se puede realizarse al atardecer e incluso durante la noche. Lo importante es que el tiempo se muestre fresco.

La ventaja de hacerlo con luz del día, es que esta situación permite trabajar más cómodamente, especialmente en el apiario donde se instalarán los núcleos. La decisión depende del tiempo en que se realice el traslado y las disponibilidades del apicultor.

Acondicionamiento de los núcleos en el apiario Se debe tener ya dispuesto el lugar y disposición en que se ubicarán los núcleos, ya que un posterior movimiento resulta muy engorroso.

Estos se dejan en el lugar definitivo, se espera una media hora para que se calmen las abejas, inquietas por el viaje y transcurrido ese tiempo se procede a abril la piquera. Para el caso de haberse procedido con el alambre mosquitero y la goma pluma, se saca solo esta última. Si por algún motivo se debe destapar toda la piquera, se tomará la precaución, una vez hecho ésto, de taparla nuevamente con yuyos, a los efectos de dificultar la salida de las abejas y las que lo logran, comenzarán sus vuelos de orientación. Se dejan tranquilos los núcleos durante uno o dos días y transcurrido ese tiempo se inicia con su manejo.

En el caso de que el traslado se haya realizado en nucleros, habrá que hacer el trasvase.

Para ello se coloca la colmena base en lugar del núcleo , cuya distribución de cuadros puede ser el indicado en la figura 1 , a éste se lo corre para atrás y en su lugar se coloca la colmena y se comienza pasando con cuidados los cuadros del núcleo, los que quedarán distribuidos de acuerdo a la figura 2.

El cuadro 1, que es el que trae la reserva del núcleo, se coloca sobre la pared del alza. Se agregan posteriormente 2 cuadros con cera estampada, representados en la figura con los números 5 y 6 y posteriormente el diafragma para achicar espacio. En el alza pueden dejarse, después del diafragma, los cuadros que serán utilizados posteriormente Una vez que se observa que los cuadros con cera estampada han sido labrados y ya hay en ellos depósitos de huevo o miel, se procede a colocar dos cuadros más, siguiendo el orden indicado en la figura 3.

Y siguiendo los principios enunciados, se completa con los 10 cuadros como aparece en la figura 4. Esta forma de operar permite mantener siempre el núcleo de cría en el centro de la colmena. Cuando el traslado se realiza con la colmena base, se trabaja a partir de la figura 2.-

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio