Wikia

Apicultura Wiki

Orogénesis

Discusión0
4.213páginas en el wiki

La orogénesis es la formación o rejuvenecimiento de montañas y cordilleras que se produce por la deformación compresiva de regiones más o menos extensas de litosfera continental. Los materiales sufren diversas deformaciones tectónicas de carácter compresivo, incluido plegamiento, fallamiento y también el corrimiento de mantos.

Interpretación actualEditar sección

El problema de la interpretación de la orogénesis ha sido el problema teórico mayor de la Geología desde su origen. Se trata de explicar por qué, a pesar de la continuidad de los procesos de erosión, no deja de haber en la Tierra relieves elevados y abruptos. El desarrollo y aceptación de la teoría de la Tectónica de Placas a partir de la década de 1960 ofreció un nuevo marco teórico para la comprensión de este enigma. Hasta entonces las diversas teorías podían en su mayoría encuadrarse dentro de un conjunto conocido como teorías del geosinclinal/orógeno. Esta denominación alude al reconocimiento, no desmentido, de que las grandes cordilleras se levantan sobre todo con materiales sedimentarios acumulados en grandes cuencas marginales a los continentes, a las que se llama geosinclinales. Se observa precisamente en el carácter sedimentario pero deformado de las formaciones rocosas de las más altas cumbres montañosas. Lo que faltaba en esas teorías tectónicas era una explicación satisfactoria del origen de las inmensas fuerzas de compresión necesarias para convertir un geosinclinal en un orógeno.

La Teoría de la Tectónica de Placas explica el levantamiento como un efecto derivado de la convergencia de placas litosféricas. La convergencia arranca cuando la litosférica oceánica se rompe, generalmente junto al margen continental, en el lado externo de un geosinclinal. Consiste durante mucho tiempo en la subducción de esa litosférica oceánica bajo el margen continental, para terminar frecuentemente con una fase en la que la convergencia termina dando lugar a la colisión de dos fragmentos continentales. Mientras se trata de subducción, la orogénesis produce cordilleras ricas en fenómenos volcánicos; es el caso de los Andes. Cuando se alcanza, si es que ocurre, la fase de colisión, los orógenos que se forman son muy extensos y abruptos, con escasa actividad volcánica; este tipo viene ejemplificado por el Himalaya o los Alpes.

Tipos de orogénesis y de orógenosEditar sección

La orogénesis se produce siempre en bordes convergentesde placa, es decir en las regiones contiguas al límite entre dos placas litosféricas cuyos desplazamientos convergen.

Archivo:Limiteconvergente-oceanoyoceano.PNG
Formación de un arco de islas por la subducción bajo litosfera oceánica.
Archivo:Limiteconvergente-oceanoycontinente.png
Formación de una cordillera marginal por la subducción bajo el borde continental.
  1. Orogénesis térmica u ortotectónica. Se produce cuando una placa subduce por debajo de otra. Se llama orogénesis térmica por la importancia de los fenómenos magmáticos, incluidos los volcánicos, que se ponen en marcha como consecuencia de la fricción entre placas en el plano de Benioff. El adjetivo «ortotectónica» alude al predominio de los desplazamientos verticales, de los que los horizontales son subsidiarios. La litosfera que subduce es invariablemente de tipo oceánico y arrastra y deforma los materiales acumulados en un geosinclinal, los cuáles subducen en parte con la litosfera oceánica, inyectando además en el manto agua, carbonatos y otros materiales que contribuyen a mantener su estado relativamente fluido. En el límite entre las dos placas se encontrará normalmente una fosa oceánica. En la otra placa la litosfera puede ser inicialmente oceánica o directamente continental, y de ello dependen las dos modalidades de orógenos térmico que debemos reconocer:
    1. Arcos de islas. Son archipiélagos en arco rodeados por el lado convexo por una fosa que marca el límite entre las dos placas. Están formados por islas volcánicas. Las Antillas, las Aleutianas o el arco de Insulindia son ejemplos nítidos de esta estructura. Por detrás del arco, en su cara cóncava, la propia subducción puede desencadenar procesos generadores de litosfera oceánica, ampliando la cuenca continental. Esa «extensión tras arco» se observa por ejemplo en el Mar del Japón.
    2. Cordilleras marginales. La subducción puede arrancar cuando la compresión rompe la litosfera oceánica junto al borde de un continente, poniendo en marcha una convergencia y una subducción que levantan una cordillera en el borde del continente. El caso más típico aparece representado ahora por los Andes. Las costas de Sudamérica aparecen bordeadas, donde son contiguas a la placa de Nazca, por una extensa fosa oceánica, la fosa del Perú.
Archivo:Limiteconvergente-continenteycontinente.png
Levantamiento de un orógeno por colisión continental; aunque en realidad la placa que inicialmente subduce es la que termina cabalgando sobre la otra.
  1. Orogénesis mecánica o paratectónica. Ocurre cuando el movimiento convergente de dos placas tectónicas arrastra un fragmento continental contra otro. Las fuerzas y movimientos predominantes son horizontales (patatectónicos) y de origen propiamente tectónico (mecánico), con muy pequeña participación de procesos específicamente volcánicos o, más generalmente, magmáticos. Se llama orógenos de colisión a los que se forman por este mecanismo. Para que la colisión pueda llegar a producirse es preciso primero que la subducción absorba la cuenca oceánica entre dos continentes, lo que implica que siempre hay una fase de orogénesis térmica antes de que se produzca la colisión. La orogénesis de tipo mecánico ha producido el relieve más importante del planeta, el formado por los Himalayas y la Meseta del Tibet, que se han levantado por el choque de lo que ahora forma la India, después de que se separara de África Oriental, con el continente eurasiático.

Distribución actualEditar sección

En esta fase de la evolución geológica la orogénesis se concentra en dos grandes líneas o cinturones orogenéticos. Estos conectan entre sí en el Caribe y el Sudeste asiático.

Archivo:Placas tectonicas mapa.png
El Cinturón peripacífico rodea a las placas del Pacífico. El Cinturón Mesogeico discurre por el borde meridional de las placas Eurasiática y Norteamericana.

Cinturón orogenético peripacíficoEditar sección

Se extiende en torno al océano Pacífico y está formado por orógenos térmicos, asociado a la subducción de litosfera de tipo oceánico bajo arcos de islas o bajo el margen continental. Recorre las Américas desde el arco de las Aleutianas y explica los relieves jóvenes de su margen occidental, es decir, las Rocosas y los Andes. En el lado occidental recorre la cuenca pacífica desde Nueva Zelanda hacia el Norte, pasando por los archipiélagos de Micronesia, Nueva Guinea, Filipinas y hacia el Norte hasta Japón, las Kuriles y Kamchatka desde donde, a través de las islas del Comandante, que pertenecen, al mismo arco, enlazan con las Aleutianas. En un par de puntos del Pacífico occidental el arco se desdobla, junto a Fiji y Tonga y en torno a las Marianas.

En relación con la modalidad de orogénesis que lo cacacteriza, el cinturón peripacífico está marcado por dos rasgos característicos. En primer lugar, es rico en actividad volcánica, con muchos de los volcanes activos más importantes en derredor suyo. En relación con este rasgo se explica la alusión a este concepto con la expresión cinturón de fuego del Pacífico.

En segundo lugar, sus márgenes aparecen extensamente señalados por fosas oceánicas, las más importantes, como la de las Marianas, la del Japón o la del Perú, estando localizadas aquí. El cinturón refleja la reducción sistemática en extensión que está sufriendo el Pacífico, cuyo fondo está siendo tragado por procesos de subducción en todos sus bordes, salvo el antártico.

Cinturón orogenético mesogeicoEditar sección

Se extiende entre los continentes meridionales y septentrionales, cuya convergencia provoca fenómenos de subducción, como se ven en el Mediterráneo o bajo Indonesia, y de colisión continental. Podemos considerar parte de él los relieves, en forma de arcos de islas, de las Antillas, provocados, como el istmo de Panamá, por la convergencia entre Sudamérica y Norteamérica. Al este del Atlántico el cinturón arranca con el Atlas, continúa con las cordilleras Béticas, se manifiesta en líneas paralelas y complejas en los Alpes, los Cárpatos y las islas volcánicas del Mediterráneo, como Sicilia, Creta o las islas del Egeo. Más al este el corresponden el Cáucaso, las montañas y mesetas iraníes y, más al este, las montañas del Asia Central, como el Hindu Kush. Del choque de un fragmento de Gondwana, la península indostánica, con el núcleo de Eurasia, derivan el Hindu Kush, el Tian Shan, al norte de la depresión de Tarim y el más importante relieve de la Tierra, formado por los Himalayas y la meseta del Tibet. En el Caribe, el Meditarráneo o Insulindia se manifiestan los fenómenos que caracterizan a la orogénesis térmica o marginal, con importantes volcanes y fosas como las de Puerto Rico o la Sonda; pero lo más notable en este cinturón son los levantamientos debidos a colisión continental, con cordilleras sin volcanes (o casi) como el Atlas, los Alpes, el Cáucaso o el Himalaya. Aquí sin embargo se producen los más intensos terremotos.

Orogénesis en la Historia de la TierraEditar sección

La intensidad de la orogénesis no se ha mantenido homogénea en el tiempo. Además en cada momento de la historia de la Tierra han sido diferentes las partes de la corteza continental afectadas por procesos orogenéticos.

En primer lugar hay que suponer que los procesos característicos de la tectónica global arrancaron en un determinado mometo de la evolución planetaria, y que no se han mantenido totalmente uniformes en su intensidad y, hasta cierto punto, su mecánica. De la misma manera sabemos que, a medida que el planeta va perdiendo energía interna, por su disipación como calor en el espacio, las fuerzas necesarias para la orogénesis se van debilitando. Los procesos volcánicos provocan la desgasificación del interior, que va perdiendo agua y otros volátiles, lo que da lugar a una progresiva evolución de sus propiedades mecánicas hacia una mayor rigidez; a la larga los procesos geotectónicos mayores, como la expansión oceánica y la orogénesis, tendrán que detenerse.

Se llama orogenias o períodos orogenéticos a épocas en la construcción global del relieve. Las tradicionalmente reconocidas son recientes, ocurridas todas en el Fanerozoico:

  • Plegamiento caledoniano: movimientos tectónicos ocurridos hace aproximadamente 400 millones de años. De este plegamiento orogénico surgió la cadena caledoniana, de la que se conservan vestigios en Escocia, península Escandinava, Canadá, Brasil, Norte de Asia y Australia.
  • Plegamiento herciniano: ocurrió en numerosos puntos del globo terrestre hace 300 millones de años y fue más importante que el plegamiento caledoniano. Este plegamiento afectó a gran parte de Europa Centro-occidental, los Urales, los Apalaches en América del Norte, los Andes, Tasmania, etc. Es conocido más comúnmente con el nombre de Orogenia Hercínica o Varisca.
  • Plegamiento alpino: plegamiento orogénico del período terciario, el que todavía no ha cesado. Se inició hace 62 millones de años, con el que se formaron, entre otros, el sistema alpino-himalayo, que se extiende desde los Pirineos y los Alpes hacia el Este, pasando por el Cáucaso, hasta unirse con el mayor núcleo orogénico de ese momento, el Himalaya. También tienen su origen en esta orogénesis las cordilleras mediterráneas meridionales, como las Cordilleras Béticas y el Atlas, o las Montañas Rocosas y los Andes en el continente americano.

Efectos sobre el ambienteEditar sección

Las historias climática y ecológica recientes de la Tierra han sido muy influidas por las vicisitudes de la orogénesis, lo mismo que por la redistribución de las masas continentales. El levantamiento de grandes relieves modifica la circulación atmosférica, el régimen de vientos, y la distribución de la humedad. Además en las fases en que se acelera el levantamiento, se producen una meteorización y una erosión más intensas, que provocan una disminución del CO2 atmosférico. Ocurre por la intensificación de la carbonatación, por ese componente del aire, de silicatos que la erosión somete a la intemperie; el resultado es un secuestramiento de CO2 que reduce su concentración en la atmósfera y da lugar a un enfriamiento del clima global.

Véase tambiénEditar sección

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio